Flag of Sweden Flag of Spain Flag of Germany Flag of Great Britain

 

¿Qué es el RCIU?

La mayoría de embarazos no presenta complicaciones, pero algunos fetos tienen dificultades para crecer en el útero. Esto se denomina retraso del crecimiento intrauterino.

El retraso del crecimiento intrauterino afecta a 8 de cada 100 embarazos, y cada año nacen en Europa y EE. UU. aproximadamente 60 000 bebés con retraso del crecimiento intrauterino severo. Muchos de estos bebés prematuros muy pequeños permanecen en el hospital durante meses después del nacimiento, lo que resulta estresante para los padres y muy costoso; los costes del cuidado neonatal intensivo son aproximadamente de 1300 € por día.

El retraso del crecimiento intrauterino supone más de la mitad de todas las muertes fetales, lo que suma 1,46 millones en todo el mundo cada año. Los bebés nacidos de embarazos con retraso del crecimiento no solo presentan mayor riesgo de muerte perinatal y complicaciones como parálisis cerebral, sino que tambi*eacute;n existen consecuencias a largo plazo para su salud que incluyen diabetes y enfermedad cardiovascular. En una tercera parte de los casos se asocia con preeclampsia, una enfermedad en la que la madre desarrolla hipertensión arterial y proteína en la orina que pueden afectarle gravemente.

El retraso del crecimiento intrauterino severo de aparición temprana ocurre en uno de cada 500 casos. El crecimiento del bebé se ralentiza enormemente o incluso se detiene muy pronto, a menudo poco después de la mitad del embarazo. Cuando se identifica el retraso del crecimiento intrauterino severo de aparici&poacute;n temprana a mitad del embarazo, los padres se enfrentan a un verdadero dilema entre alumbrar a su bebé de forma muy prematura sabiendo que podría morir en la unidad de cuidados intensivos neonatales, o dejar que el embarazo siga su curso con una alta probabilidad de que el bebé muera en el útero.